haga clic para activar el zoom
Cargando Mapas
No hemos encontrado ningún resultado
Expandir mapa
Mi ubicación Pantalla Completa Anterior Siguiente
Búsqueda Avanzada
Encontramos 0 Resultados. ¿Quieres cargar los resultados ahora?
Búsqueda Avanzada
encontramos 0 resultados

Sus resultados de búsqueda

Las tenencias intermedias: nuevas formas de propiedad inmobiliaria para Catalunya

Publicado por pisobcn en 11 diciembre, 2014
| 0

El Parlament de Catalunya está tramitando un proyecto de ley destinado a incorporar dos nuevas figuras de propiedad inmobiliaria al Código Civil catalán. Estas dos figuras, que reciben el nombre de propiedad compartida y de propiedad temporal, integran lo que se llaman “tenencias intermedias”. Estas nuevas formas de tenencia de la propiedad inmobiliaria son el resultado de las investigaciones que, desde 2009, ha realizado la Unidad de Investigación de Acceso a la Vivienda de la Universitat Rovira i Virgili (URV).

El objetivo fundamental de estas formas de tenencia es combinar la asequibilidad, la estabilidad y una mayor flexibilidad del mercado inmobiliario para, así, conseguir que la vivienda como bien se convierta en algo más móvil y flexible. Si estas figuras tienen éxito, sostienen sus valedores, se habrá iniciado un camino importante para lograr movilizar el gran stock de inmuebles que, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, permanecen sin vender.

 

La Propiedad compartida

La figura de la Propiedad compartida se fundamenta en el hecho de que el comprador puede adquirir sólo un porcentaje del inmueble reservándose el derecho a ir adquiriendo, poco a poco, el resto del mismo. Gracias a esta figura, el comprador se convierte al mismo tiempo en propietario e inquilino: propietario a todos los efectos de la parte comprada e inquilino de la parte no pagada. Por esa parte, este propietario/inquilino pagará un alquiler cuya cantidad irá disminuyendo conforme vaya comprando otras partes de la propiedad.

Quien se acoja a este tipo de tenencia intermedia poseerá todas las facultades dominicales, las de uso y goce de la totalidad del inmueble en exclusiva y las de disposición y gravamen sobre la cuota que tenga en propiedad. El comprador, que tendrá el derecho de asistir como propietario que será del inmueble a las Juntas de Propietarios del edificio en que se halle el mismo, no podrá ser estorbado por el propietario original y estará capacitado legalmente para dejar su parte en herencia.

La parte comprada puede ser adquirida tanto con capital propio como con financiación.

Los defensores de este tipo de tenencia señalan que el comprador, pese a serlo sólo de un pequeño porcentaje, se vincula mucho más al inmueble que el simple arrendatario de un piso que es propiedad de otra persona.

 

La propiedad temporal

La otra figura propuesta por la Unidad de Investigación de Acceso a la Vivienda de la URV es la de la propiedad temporal. Se habla de propiedad temporal cuando un nuevo propietario adquiere de un propietario original la titularidad de un inmueble por un tiempo cierto y determinado.

¿Qué sentido puede tener esto? Imaginemos a una persona que tenga, entre sus planes, cambiar de residencia una vez se haya jubilado. ¿Para qué comprar una vivienda para siempre si de aquí a equis años no se va a vivir en esa vivienda? La diferencia de precio entre ambos tipos de propiedad puede ser muy grande. Reduciéndolo gracias a este sistema de tenencia, se permite, según los autores del estudio, una mayor accesibilidad a la vivienda.

Durante el tiempo en el que el nuevo propietario lo es del inmueble, tiene todas las facultades dominicales sobre el mismo (uso, goce, gravamen y disposición), pudiendo venderlo, dejarlo en herencia por los años durante los cuales sería propietario y hacer subpropiedades temporales.

Todas estas capacitaciones harían de ese tipo de tenencia una figura muy atractiva para un mercado inmobiliario en el que la diferencia entre los costes de un alquiler y del pago de una cuota de un préstamo hipotecario para la adquisición de una vivienda es prácticamente inexistente.

Estos factores, sostienen los componentes del equipo de investigación de la URV, han hecho que la propuesta tenga buena acogida entre consumidores, promotores inmobiliarios, constructores y bancos. La administración pública también ha recibido la propuesta de manera favorable, lo que ha permitido, finalmente, el trámite del proyecto de ley que incorporará la figura de la tenencia intermedia al Código Civil catalán.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

12 − 4 =