haga clic para activar el zoom
Cargando Mapas
No hemos encontrado ningún resultado
Expandir mapa
Mi ubicación Pantalla Completa Anterior Siguiente
Búsqueda Avanzada
Encontramos 0 Resultados. ¿Quieres cargar los resultados ahora?
Búsqueda Avanzada
encontramos 0 resultados

Sus resultados de búsqueda

Multas a las plataformas de pisos turísticos

Publicado por pisobcn en 28 noviembre, 2016
| 0

709. Ésa es la cifra, según la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de las viviendas de alquiler a turistas que el ayuntamiento de la capital catalana ha cerrado desde julio por carecer de licencia para realizar tal actividad. Al mismo tiempo, el ayuntamiento barcelonés ha abierto 2.943 expedientes y ha incoado dos expedientes sancionadores a las plataformas Airbnb y Homeaway por anunciar pisos turísticos que carecen de licencia y que operan de manera ilegal.

En una entrevista concedida a Catalunya Ràdio Ada Colau expuso el compromiso del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona para erradicar en la medida de lo posible una práctica que, según sus palabras, “impacta directamente sobre el derecho a la vivienda”.

En la misma entrevista, la alcaldesa de Barcelona informó de la decisión del consistorio barcelonés de sancionar a las referidas plataformas de alquiler de pisos turísticos con multas de 600.000 euros por reincidir en el anuncio de pisos que, de manera ilegal, se alquilan a turistas.

La Ley 13/2002, de 21 de junio, (Ley de Turismo de Catalunya) establece la obligación de todo establecimiento turístico (y ahí deberían incluirse los pisos turísticos) de hacer constar el número de Registro de Turismo de Catalunya (RTC) en todo tipo de publicidad que los anuncie. Los requerimientos enviados por la administración fueron obviados tanto por Homeaway como por Airbnb y, en el verano del pasado año, las dos plataformas de alquiler de pisos turísticos fueron sancionadas con multas de 30.000 euros para cada uno de ellas por seguir anunciando pisos sin número de licencia y por no facilitar a la administración los datos de estos alojamientos.

En la actualidad, Airbnb tiene anunciados 3.812 pisos en Barcelona y Homeaway, más de 1.700. La actuación de estas dos plataformas, señaló Colau, contrasta con las de otras plataformas especializadas en el alquiler turístico de pisos que sí que obedecieron los requerimientos del Ayuntamiento de Barcelona. Entre estas plataformas colaboradoras Ada Colau destacó plataformas como rentalia.com, aparteasy.com, booking.com, apartamentsbcn.com, apartmentbarcelona.com, barcelona-home.com o insidebarcelona.com.

Airbnb y Homeaway no son, sin embargo, las únicas plataformas de alquiler de pisos turísticos que han hecho oídos sordos a los requerimientos del Ayuntamiento de Barcelona. Otras plataformas como Housetrip, 9 flats, Wimdu, Fotocasa, Onlyapartments, Open House, Tripadvisor, Niumba y Rent4days también desatendieron los requerimientos del consistorio de la capital catalana.

Ante la formación de burbuja que, al parecer y según varios indicadores, se está produciendo en el mercado del alquiler (circunstancia a la que venimos dedicando algún que otro post en este blog), la alcaldesa de Barcelona ha propuesto a la Generalitat de Catalunya que se realice una modificación de la Ley de Turismo orientada a establecer como obligatoria la obtención de una licencia municipal anterior al inicio de la actividad del arrendamiento turístico.

En contra de la postura del Ayuntamiento de Barcelona se alzan las voces de los propietarios de pisos y de las plataformas publicitarias de pisos de alquiler. Unos y otras alegan que toda la legislación elaborada en Catalunya y Barcelona sobre el alojamiento de turistas es una legislación fruto de la presión que el sector hotelero ejerce sobre las instancias políticas. Para las plataformas de alquiler de pisos turísticos y para los propietarios de pisos que optan por destinar sus pisos al alquiler turístico, los hoteles quieren quedarse con “el pastel” del negocio del alojamiento de turistas. Muchos propietarios critican también que la Administración restrinja o niegue la concesión de licencias para alquilar viviendas a turistas al tiempo que multa a quien practica dicho tipo de arrendamiento.