haga clic para activar el zoom
Cargando Mapas
No hemos encontrado ningún resultado
Expandir mapa
Mi ubicación Pantalla Completa Anterior Siguiente
Búsqueda Avanzada
Encontramos 0 Resultados. ¿Quieres cargar los resultados ahora?
Búsqueda Avanzada
encontramos 0 resultados

Sus resultados de búsqueda

Ser inquilino de tu propia casa, una nueva forma de transacción inmobiliaria

Publicado por pisobcn en 28 Noviembre, 2014
| 0

A la hipoteca inversa le ha salido un producto competidor y ese producto es el Sale and Lease Back (SLB), una especie de leasing a la inversa que permite al propietario de un inmueble convertirse en inquilino del mismo mediante la venta de la propiedad a una empresa de leasing o a un particular.

Convertirse en inquilino de la propia casa permite no sólo saldar una deuda contraída por un préstamo o liquidar una hipoteca. También permite obtener liquidez en un momento de aprieto económico y seguir contabilizando el inmueble como patrimonio personal o empresarial. Para ello, basta con la firma de un contrato unificado de venta y alquiler que sustituye al tradicional contrato de compraventa, simplificándose de ese modo los trámites.

La peculiaridad principal de este producto que poco a poco va abriéndose paso en el mercado inmobiliario es que el propietario de un inmueble se convierte de inmediato en inquilino de ese mismo piso pagando una cuota más económica que la que pagaba antes de la venta y gozando, al mismo tiempo, de la tranquilidad de saber que la deuda contraída en su momento queda saldada.

Esta fórmula de transacción inmobiliaria, que ha gozado ya de una significativa relevancia en el sector bancario y que poco a poco va abriéndose paso en el sector hotelero, es una respuesta del mercado a las actuales dificultades de financiación y a la falta de liquidez de empresas y familias.

Los jubilados con una baja pensión y todos aquellos que temen futuros conflictos hereditarios son, entre otros, los principales y potenciales interesados en acogerse a esta modalidad de transacción inmobiliaria que permite, al mismo tiempo, realizar la venta de un inmueble libre de cargas y gravámenes y seguir disfrutando del uso de ese inmueble durante el tiempo que se determine en el contrato, que, en el caso de un vendedor pensionista, puede ser vitalicio.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

11 + 11 =