haga clic para activar el zoom
Cargando Mapas
No hemos encontrado ningún resultado
Expandir mapa
Mi ubicación Pantalla Completa Anterior Siguiente
Búsqueda Avanzada
Encontramos 0 Resultados. ¿Quieres cargar los resultados ahora?
Búsqueda Avanzada
encontramos 0 resultados

Sus resultados de búsqueda

Un fondo made in USA compra una de las principales promotoras españolas

Publicado por pisobcn en 12 Marzo, 2017
| 0

Hay actos que se convierten en símbolos o, cuanto menos, que sirven de indicadores de nuevas tendencias. Esto, que podría ser aplicable a cualquier sector económico, también puede aplicarse al mercado inmobiliario.

Que un promotor inmobiliario español cualquiera venda su empresa a un gran fondo extranjero es un acto que, dependiendo del tamaño de dicha empresa, puede ser más o menos relevante. Si quien vende esa empresa es ni más ni menos que el primer promotor inmobiliario español el acto, entonces, adquiere ese carácter simbólico del que hablamos. Y eso precisamente, vender su empresa (Vía Célere) a un fondo extranjero (Värde Partners), es lo que ha hecho Antonio Gómez-Pintado, quien es considerado uno de los hombres fuertes del sector inmobiliario español.

Gómez-Pintado, según apuntan diferentes informaciones aparecidas en diversos medios de comunicación, quedará integrado, junto a su equipo, en la estructura de Värde Partners. Dentro de ella, Gómez-Pintado se encargará de dirigir las actuaciones de este importante fondo estadounidense en el mercado inmobiliario español.

Con esta compra, Värde Partners se convierte en una de las grandes promotoras inmobiliarias de nuestro país, algo que ya había empezado a ser hace año y medio, cuando adquirió Sanjosé Desarrollos Inmobiliarios, es decir, la parte inmobiliaria del grupo gallego Sanjosé, o cuando, el pasado verano, creó la promotora Dos Puntos, que nació con el objetivo de entregar 2.000 viviendas anuales a partir de 2019.

El importe de la compra de Vía Célere, una promotora que en la actualidad está realizando diversas promociones y que posee terreno suficiente como para construir alrededor de 1.000 viviendas en Madrid y Barcelona, ha ascendido hasta los 90 millones de euros y ha sido precisamente a través de Dos Puntos como Värde se ha hecho con la empresa de Gómez-Pintado. El nombre de Vía Célere, sin embargo, permanecerá tras la integración de ésta con Dos Puntos. Cuando se produzca dicha integración, la marca poseerá más de un millón de metros cuadrados de suelo de su propiedad.

Si hablamos de los principales activos de Vía Célere, debemos resaltar los que destaca Ruth Ugalde en su artículo dedicado a la compra de Vía Célere por Värde para El Confidencial. Vía Célere posee un “profundo conocimiento del mercado” y una muy respetable cantidad de suelos de su propiedad ubicados en algunas de las zonas más cotizadas de Madrid y Barcelona.

La compra de la promotora Vía Célere por parte de Värde Partners se suma a otras compras realizadas en los últimos tiempos por este fondo norteamericano en el mercado inmobiliario español. Entre dichas compras podemos destacar la de Aelca, una de las principales promotoras del mercado residencial madrileño, por 50 millones de euros, o la de Procisa, la promotora y dueña de La Finca, la elitista urbanización madrileña en la que viven gran parte de los futbolistas de Real y Atlético de Madrid (Cristiano Ronaldo, Sergio Ramos, Simeone, Fernando Torres…), algunos dirigentes de grandes partidos políticos, y directivos de grandes empresas y multinacionales.

Esta compra es, como hemos dicho al inicio de este artículo, un símbolo y ejemplo perfecto de las últimas tendencias empresariales que, poco a poco, están determinando el futuro del mercado inmobiliario español. Poco a poco, el tamaño empresarial está adquiriendo una importancia capital en el mercado inmobiliario. Poco a poco, los pequeños promotores van dejando de tener presencia en él o, cuanto menos, capacidad de maniobra frente a la actuación de los grandes fondos internacionales que, con motivo de la crisis inmobiliaria, empezaron a actuar en nuestro país y que, ahora, ante los múltiples síntomas de recuperación del mismo, deciden aprovechar el momento para hacer negocio. De ahí tantas fusiones, compras y ventas como se están produciendo en los últimos tiempos. Ya hablamos de ello en nuestro post “Se avecinan fusiones en el mercado inmobiliario”. Se busca musculatura empresarial para afrontar el momento en que estas nuevas empresas que se van formando entren en bolsa. Toda entrada en bolsa de una inmobiliaria debe venir respaldada por un plan que garantice a los inversores un elevado ritmo de venta de viviendas.

La primera de las promotoras que dará el salto al parqué bursátil será Neinor Homes, la promotora que el fondo de capital estadounidense Lone Star compró en diciembre de 2014 a Kutxabank. La entrada en bolsa de Neinor está prevista para este mes.

Contrastando con esta política de compra de promotoras por parte de los fondos de capital extranjeros hay que destacar su apuesta por la venta de los servicers, es decir, de aquellas plataformas que los mismos fondos crearon asociándose con las entidades financieras para intentar dar salida a todos aquellos activos que, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria y la consiguiente crisis del sector, quedaron en poder de los bancos.