haga clic para activar el zoom
Cargando Mapas
No hemos encontrado ningún resultado
Expandir mapa
Mi ubicación Pantalla Completa Anterior Siguiente
Búsqueda Avanzada
Encontramos 0 Resultados. ¿Quieres cargar los resultados ahora?
Búsqueda Avanzada
encontramos 0 resultados

Sus resultados de búsqueda

Las viviendas giratorias o la penúltima apuesta de la arquitectura sostenible

Publicado por pisobcn en 25 enero, 2018
| 0

Domespace. Ése es el nombre de un concepto de vivienda creado hace ya algunos años por el arquitecto francés Patrick Marsilli. El nuevo concepto de vivienda creado por Marsilli se sostenía sobre tres pilares: la utilización de materiales reciclables, la funcionalidad y el ahorro energético. Para potenciar la sostenibilidad de la vivienda, Marsilli tuvo la idea de ubicar la vivienda sobre una plataforma giratoria. Gracias a esa función rotatoria, la vivienda puede cambiar de orientación y, así, aprovechar tanto las horas de sol como las corrientes de aire para, así, calentar el interior de la vivienda y airearla. Con ello, la vivienda Domespace reducen el gasto en climatización o en luz artificial.

La idea original de Patrick Marsilli fue crear viviendas con forma de media esfera que, edificadas y combinando materiales y técnicas específicas de aislamiento y construcción, pudieran, gracias a la resistencia de la madera curva, soportar grandes ráfagas de viento o lluvia. La estructura de las viviendas Domespace se componía, en general, con láminas de abeto. Esta estructura se recubría con picea y el aislamiento se realizaba con corcho puro ampliado. Para la fabricación de los techos, Patrick Marsili utilizó cedro rojo canadiense. La elección de este material para los techos de las viviendas rotatorias tenía una clara justificación: ese tipo de madera es insensible a la putrefacción.

Las viviendas rotatorias ideadas por Patrick Marsilli fueron diseñadas para asentarse sobre estructuras flotantes que, al no tener contacto con la tierra, aumentaban la permeabilidad de la vivienda frente a la humedad del terreno.

La rotación de la vivienda diseñada por Patrick Marsilli se controlaba de manera manual o mediante control remoto, oscilaba entre los 180 y los 330 grados y se realizaba a una velocidad de entre dos y diez centímetros por segundo. En el eje central que sirve para procurar movimiento a la casa, Patrick Marsilli situó la chimenea. En caso de bajas temperaturas, ésta sirve para procurar calor y para hacerlo, además, y gracias a la convección natural de la estructura de la casa, de una manera uniforme a lo largo de la misma.

Los inmuebles giratorios han ido, poco a poco, ganando popularidad en todo el mundo. En Teherán, por ejemplo, la empresa Next Oficce construyó una casa con módulos que rotan para soportar mejor los grandes cambios de temperatura que se producen en la capital iraní. Y en Brasil, el Suite Vollard, un edificio de 50 metros de alto, gira para permitir que sus 11 plantas puedan aprovechar, al máximo, la luz solar.

En Europa, varios estudios arquitectónicos están apostando por la construcción de estas viviendas giratorias. La primera vivienda Domespace que se ubicó en España lo hizo en Torrelodones, en forma de centro de exposiciones. Desde entonces, este tipo de vivienda giratoria se ha desarrollado tanto en el ámbito residencial (en la provincia de Málaga y en los Pirineos se han realizado varios proyectos de este tipo) como en construcciones destinadas a diversos fines. Una de las empresas punteras en este sentido es la empresa andaluza Sun House 360º. Formada por un grupo multidisciplinar en el que se integran arquitectos, ingenieros y técnicos, Sun House 360º ha diseñado cuatro modelos distintos de casas rotatorias de diferentes tamaños. La más pequeña de ella tiene 95 metros cuadrados; la más grande, 250 metros cuadrados. El producto creado por Sun House 360º está destinado a un cliente de clase media alta que demanda al mismo tiempo altos estándares de calidad y de confort en las viviendas.

Según los integrantes del equipo de Sun House 360º, los principales beneficios de las viviendas giratorias son los siguientes:

  • Ahorro energético. Una vivienda rotatoria puede suponer una disminución del gasto del 70% de energía y pueden disminuir las emisiones de dióxido de carbono de hasta un 68% si se aprovecha la luz diurna con paneles solares.
  • Bienestar para los habitantes de la casa, que se pueden beneficiar de los efectos positivos de vivir en un espacio iluminado por la luz solar.
  • Disfrutar del hedonismo de vivir en una casa muy personalizada en la que, en un momento dado, se puede elegir su orientación y vistas.